El internet de las cosas, ¿Qué es y para qué sirve?

Carros autónomos

Estamos en el 2018, en un mundo moderno que comienza a girar en torno a diferentes tecnologías. Entre algunos ejemplos tenemos los carros autónomos, Alexa (tecnología de Amazon), las prótesis mecánicas,  los diferentes tipos de robots, y demás avances tecnológicos que requieren de una conexión permanente a internet. Muchas de estas tecnologías se controlan a través de señales enviadas por sensores, lo que hace evidente la dependencia al internet para manejar volúmenes de información en tiempo real.

Hoy en día el internet es una herramienta que se encuentra disponible a nivel  mundial, y a la cual tiene acceso el 48% de la población, según la Unión Internacional de las Telecomunicaciones de la ONU, es decir más de 360 mil millones de personas. Esto representa una gran oportunidad para el desarrollo tecnológico de los diferentes sectores económicos.

Al tomar el potencial de la cobertura del internet, unirlo con las capacidades existentes y las oportunidades de mejora que hay en la industria, podemos construir el concepto del internet de las cosas (IOT por sus siglas en inglés), que hace referencia al uso e implementación de sensores a tecnologías ya existentes, o incluso al desarrollo de nuevas, que permiten la recolección de grandes cantidades de información.

Sensor

El sector agrícola ha encontrado un gran potencial con el uso del internet de las cosas, o como lo llamaríamos en esta industria, el internet de los animales (IOA).

La relevancia del IOA reside en que nos permite capturar y almacenar información de diferentes variables de una granja  con múltiples finalidades como la detección de anomalías, el cruce con información productiva o zootécnica, desarrollo de modelos estadísticos y de aprendizaje automático para lograr una mejor eficiencia en el uso de los recursos de la granja y una mayor producción de proteína a menores costos.

Post 1 de junio Asimetrix.JPG