El benchmarking, herramienta clave para conocer sobre el mercado de la proteína animal

Saber si estamos haciendo las cosas bien y de la manera más eficiente es algo que a todos nos preocupa. Es por esto que muchos de los productores de proteína, muchas veces nos preguntamos, ¿son mis prácticas de producción las mejores o habrá mejores formas de producir proteína?

analysis-analytics-background-590041.jpg

De la anterior pregunta se deriva la importancia de conocer todo sobre nuestras granjas, el comportamiento de los animales, su salud, su nutrición, y todos los procesos en mi cadena productiva. De ahí que, recopilar la mayor cantidad de datos de nuestras granjas es una prioridad para poder entender nuestro ecosistema y así poder definir unas mejores prácticas para la producción.

Pero, ¿será importante comprender qué está pasando con mis competidores y el mercado? Sí lo es. Es muy importante conocer no solo mi ecosistema, sino también el sistema completo. Conocer el entorno que me rodea, permite anticiparse a situaciones que afectan la industria, conocer sobre las nuevas tecnologías y hasta aprender nuevas prácticas de producción que podrían ser aplicables a mi empresa.

Y te preguntarás, ¿cómo puedo conocer sobre mis competidores y el mercado? Hoy, gracias a los nuevos desarrollos tecnológicos, existen softwares y técnicas que nos permiten capturar y conocer esta información. Entre las técnicas más famosas está el benchmarking, una de las herramientas más populares y más usadas en varias industrias. Aplicable hoy a la industria de proteína animal, esta permite tomar como referencia los mejores aspectos de otras granjas y adaptarlos a nuestra granja con el fin de establecer mejores prácticas de producción.

En el mercado ya existen softwares de benchmarking que recopilan datos de granjas en una región, estos codifican la información de cada granja con el fin de protegerla y finalmente, crean una enriquecida base de datos que permite comparar mis granjas con las de los demás en diferentes aspectos técnicos y productivos. De allí que se puede mejorar procesos y desarrollar nuevas prácticas para la producción de proteína animal.

Compartir la información de mis granjas con el mercado, puede llegar a ser algo muy beneficioso para todos, porque no solo los demás aprenden a mejorar, sino que yo también puedo sacar la mayor ventaja de esa información para tomar decisiones, y sobre todo, para entender mi ecosistema y lo que me rodea.

Cows



Camila Mejia